La actitud

Las cosas buenas y duraderas requieren esfuerzo y perseverancia. La adquisición de un idioma no es la excepción.

Ante todo una buena actitud, frente a todo lo que hagas, es clave para lograr objetivos y buenos resultados. Te aseguramos que la motivación y las ganas que le eches a tu proyecto “Dominar el alemán” (o llámale Aprender, Conquistar, Hablar) son determinantes.

Optimista, paciente, constante, sin miedo

Sigue estos consejos, que van acompañados de enlaces a vídeos listados al final del artículo. Tómate un tiempo para verlos y ve poniendo en práctica lo que dicen. La vida no es demasiado corta para aprender alemán, como dicen por ahí. Apuesto a que has aprendido y conquistado fines, materias y situaciones mucho más exigentes. El idioma alemán no te va a quedar grande.

  • Acepta que el alemán no es un idioma más difícil que el español. Tampoco lo es con repecto al inglés (solo que este está presente desde temprana edad en nuestra vida. Si es que no lo hablas, seguro has tenido más contacto con él). Y bueno, si así lo fuera, mejor aún! vas a devorar un hueso duro de roer, a hablar un idioma que no tanta gente en el mundo domina.
  • No mires lo que te falta y no te flageles con lo que aún no eres capaz de decir. Fíjate mejor en cada adquisición, sea de vocabulario, gramática o pronunciación. Y celebra eso, por cada palabra o regla que va ingresando en tu memoria.
  • Sé paciente. Nada da frutos de la noche a la mañana, a no ser que esté lleno de químicos.
  • Sé constante. Haz cada día algo en pro de tu meta. Cuánto tiempo? No menos de 15 minutos y durante el tiempo que te es placentero.
  • No te asustes con las consonantes. Ni siquiera si éstas son muchas o si vienen en grupo. Konsonantenhäufung significa algo así como “montonera” o “amontonamiento de consonantes”. Pues no porque estén juntas son más fuertes que tú. Simplemente hay que pronunciarlas individualmente, una por una de manera seguida. Y ya está.

Immersión, total

Se trata de conquistar un idioma, por lo tanto rodéate de él.

  • De las mejores cosas que puedes hacer es pasar (al menos) unos meses en el lugar donde se habla.
  • Si no te es posible lo anterior, con mayor razón debes conseguirte una persona con quién practicar, si no en cuerpo y alma, haz un tandem por internet.
  • Lee, así sea tiras cómicas que al comienzo no te hagan reir,
  • Escucha música, audiolibros y podcasts
  • Ve vídeos, no solo educativos, sino también sobre algún tema que te interese. Por el contexto, seguro se te quedarán algunas palabras. Además, ayuda mucho ver a gente hablando. De esta manera mejoras la pronunciación.
  • El favorito: en tu casa pega post-its con el nombre en alemán (no olvides el artículo) sobre algunos objetos. A medida que los vas aprendiendo los vas quitando y vas marcando otros. Empieza con pocos. Por ejemplo, die Lampe (la lámpara), der Schrank (el armario), der Tisch (la mesa).

Videos para las vacaciones

Ya que entramos en época vacacional, es la oportunidad para mirar videos y relajarse. Nada mejor que aprender algo sin darse cuenta.

Dejamos aquí varios enlaces muy útiles para ilustrar lo anterior. Han sido creados por diferentes profesores o gente maravillosa que se ha tomado el trabajo de explicar un tema. Ninguno de ellos tiene relación con nuestra empresa. Su contenido queda fuera de nuestra responsabilidad.

Esperamos que los disfrutes y puedas sacar más conocimiento, trucos y motivación para aprender alemán. Todo se vale! Si conoces otros videos o páginas interesantes, por favor compártelos!

El secreto para aprender idiomas, en general
Experiencias de hispanoablantes
Vocabulario

https://www.youtube.com/watch?v=_mjxqvmyX1M

Pronunciación
Y para que te sorprendas…